"Yo no soy un caballero con brillante armadura. Si alguien como yo tuviese cabida dentro del romanticismo, sería más bien el caballero oscuro, el antihéroe que va a someterte, a exigir de ti hasta el último ápice de placer y entrega que puedas proporcionarme. Querré encerrarte en mi guarida sólo para mí y una vez dentro, te enseñaré a satisfacer todos mis deseos, todas mis perversiones... Y espero que me lo agradezcas como es debido, con una sonrisa dulce y siendo complaciente."


Edward Cullen. Rendición.

martes, 23 de noviembre de 2010

Cap. 28 Un día ajetreado

Edward había separado un vestido verde azulado de punto suave, se ceñía al cuerpo, pero no demasiado. Era cálido y confortable. Elegí un conjunto de ropa interior a juego, me puse las medias con un liguero mínimo, apenas una cinta de encaje negro a la cadera, me colé el vestido, y me calcé las botas altas, con un tacón de vértigo, que estaban algo avanzadas con respecto a los demás zapatos.
 Llegaban por la rodilla, y tenían una larga fila de botones en el frente, que les daba un aire retro y militar. Me gustaron mucho, y eran muy cómodas, a pesar del taconazo.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Al salir del edificio, el enorme Mercedes estaba aparcado en la puerta, en el sitio reservado para el Puto Amo. Al verme salir, Edward bajó del coche, y me esperaba con una hermosa sonrisa en los labios. Estaba deseando llegar a sus brazos.

Tenía enfocado mi objetivo, y me dirigía a él, cuando noté un fuerte tirón del brazo que me dejó parada en el sitio. Sentí pánico ante lo violento del agarre. Todavía no me había girado para ver quién me detenía, cuando vi a Edward acercarse a largas zancadas con cara de absoluta ira. Giré la cabeza y creí que la tierra se abría bajo mis pies.

¡Jacob! Todas las alarmas se dispararon en el Cuartel General.

Antes de que pudiese reaccionar, Edward se había interpuesto entre nosotros, tirando de mí y obligando a Jake a que me soltase. Éste puso una sonrisa desafiante y le sostuvo la mirada. ¡Oh, joder! No hagas eso insensato. Despacio, desvió la mirada de Edward a mí, ignorándolo.

-Bella, he venido para hablar contigo a solas, y los gorilas de seguridad no han querido dejarme pasar, así que te he esperado. No pienso irme hasta no haberte dicho un par de cosas. ¿Dónde podemos ir para tener esa conversación? – Se mantenía terco en su empeño, y había puesto una cara de preocupación, que consiguió ablandarme.


4 comentarios:

  1. Ey Esther hola x aki,ya t dije lo intenso k fue, y k lo he tenido k releer. Ed m desconcierta, m deja con ganas d conocerlo mucho más,mucho mucho más. He visto k t han preguntado por un POV de E, piensas hacerlo?? sabes cuanto durara el fin?? puedes hacerlo interminable x mi parte jejeje ;D...saludos desde Canarias

    ResponderEliminar
  2. en cuanto termine de lee el capi en ff, me he venido derechito a tu blog xDU!!! moria por ver el vestido de Bella y para que lo voy a negar mirar si con suerte (y si que la tuve) ponias algo de taylor (jake) y omg!!! no me has desepcionado xD!!
    me encantaron las botas de Bella y bueno esta como de mas decir que Edward me encanto.
    El capi pues ya te lo comente en ff (con el mismo nombre con el que posteo aqui)

    ResponderEliminar
  3. hola como endas estpedo el capi me encato simpalabras que chico es tan dominate posecibo y terno estupendo durse adoro es edward y que puedo decir de bella espero que cuando termines la historia a repitas desde el punto de vista de edward gracias por pregutarme de mi salud mucho mejor gracis como siempre me cataro la fotos con la ropa de bella que sexi ahora me boy a dejarte mas reviw que te los mereces por hacer esta historia tan estumpenda gracias saludo besos cuidate

    ResponderEliminar