"Yo no soy un caballero con brillante armadura. Si alguien como yo tuviese cabida dentro del romanticismo, sería más bien el caballero oscuro, el antihéroe que va a someterte, a exigir de ti hasta el último ápice de placer y entrega que puedas proporcionarme. Querré encerrarte en mi guarida sólo para mí y una vez dentro, te enseñaré a satisfacer todos mis deseos, todas mis perversiones... Y espero que me lo agradezcas como es debido, con una sonrisa dulce y siendo complaciente."


Edward Cullen. Rendición.

martes, 15 de marzo de 2011

41.- Un fantasma del pasado.


Me escapé de los azotes por una cuestión de poquísimos y agónicos segundos. Si las cosas relacionadas con el sexo fuesen de otra manera, quizás hubiésemos tenido que recurrir a la foto finish como en las pruebas de atletismo, para saber cuál de los dos había ganado.
Pero los dos estábamos contentos, satisfechos y exhaustos. Y tenía esa desconcertante capacidad para hacer que me olvidase de todo lo que no fuese él, incluso de las cosas que más me habían herido. Toda la tarde había sido muy intensa en cuanto a sensaciones y el sexo con Edward siempre resultaba agotador.
Permanecimos abrazados en silencio en la bañera un buen rato, disfrutando del contacto de nuestros cuerpos entre suaves besos y caricias perezosas, hasta que el agua comenzó a enfriarse y salimos para dirigimos a nuestro dormitorio envueltos en suaves y esponjosas toallas, con nuestra ropa en los brazos. Comprobé con algo de malicia que el recorrido de ese pasillo siempre lo hacíamos de la misma manera, ansiosos a la ida, al menos yo y medio desnudos a la vuelta.
Al entrar en el dormitorio arreglé a toda velocidad la cama deshecha y me dirigí hacia mi hombre que me había mirado con total descaro mientras me inclinaba para hacer la cama.
Edward me sugirió con simple roce de sus dedos sobre el satén, la pequeña bata negra con una tira de encaje a lo alto en los laterales que quería verme puesta, así como unos tacones sin talón rodeados de una fina tira de piel y empeine de encaje bordado. Seguía siendo un fetichista incorregible que disfrutaba viéndome desnuda o casi y subida en tacones altísimos, mientras que él se colaba en unos confortables pantalones kakis de algodón, por supuesto sin ropa interior y una camiseta de manga larga azul marino junto con unos cómodos zapatos de deporte. Cerré la delicada bata de satén sobre mi cuerpo desnudo dejando un generoso escote de pico y salté dentro de los zapatos que me había indicado bajo su atenta mirada, moviéndome de la forma más elegante que pude. La bata apenas me llegaba hasta la mitad de los muslos y mis piernas parecían más largas y pálidas en contraste con el negro.
-¿Por qué no puedo yo ponerme unos pantalones y unos zapatos de deporte? – Edward puso los ojos en blanco con un gesto algo teatral, como si hubiese hecho una pregunta tonta.
-Porque estás hecha para estar desnuda, tienes suerte de que me importe tu salud y no quiera que te resfríes, de lo contrario, con los zapatos tendrías más que suficiente. – Yo agaché la cabeza sonriendo y algo ruborizada, nunca terminaría de acostumbrarme a sus halagos. – Pero eso ya lo sabes. ¿Verdad, pequeña golfa coqueta? – Su voz se había oscurecido notablemente, en un movimiento rapidísimo se acercó y me encerró entre sus fuertes brazos, para darme un beso “marca de la casa” de esos que te dejaban sin aliento y con sensación de mareo. Cerré las manos sobre su camiseta y le devolví ese beso como si fuese el último de mi vida, saboreando cada precioso segundo que transcurría.



.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

-Fue a la tercera semana de estar allí cuando un encontronazo fortuito en el pasillo derivó en una pelea. – Abrí los ojos asombrada. ¿”…un encontronazo fortuito”? – Ya sabes, después vinieron algunos empujones, alguna bravuconada… Salimos a la parte trasera de la Residencia y nos dijimos a puñetazos todo lo que llevábamos guardado desde hacía tres semanas. – Lo dijo de una forma casi despreocupada, como si eso fuese lo más natural del mundo. Ese fue mi turno para negar de forma incrédula con la cabeza ante su gesto algo sombrío. No podía dar crédito a que alguien que hubiese salido del “Club de la Lucha de Aro” hablase de peleas con tanta naturalidad. Algo no encajaba del todo, era como si se estuviese esforzando en quitarle importancia…
-¿Él también te tenía ganas? –
-Sí, decía que yo era un engreído que se creía mejor que los demás… – Su frase me encogió dolorosamente el corazón… Esa frialdad y distancia eran su escudo…
-¿Y qué pasó? ¿Cuál de los dos ganó? – Casi se me quiebra la voz al decirlo y soné insegura, pero Edward soltó una breve risa que me relajó de inmediato.
-Nunca nos hemos puesto de acuerdo en eso. Pero cuando ya nos habíamos golpeado lo suficiente y estábamos exhaustos y en un estado bastante lamentable, Emmett propuso que fuésemos a su habitación porque tenía cervezas frías y que nos vendrían muy bien algunas… Desde entonces nos hemos tomado muchas. – Sacudí la cabeza brevemente, nunca entendería la facilidad de los hombres para recurrir a la violencia… Bueno la de Edward sí podía entenderla… Ni esa especie de camaradería que tenían después de una pelea. Me levanté y empecé a meter los platos en el lavavajillas sin saber qué pensar sobre sus palabras, me sentía confusa y no sabía si sospechar que Edward estaba aligerando el tema a propósito para no preocuparme.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Me levanté de la cama haciendo un enorme esfuerzo por ignorar esa inquietud tan irracional y me dirigí al baño para comenzar con mi rutina diaria. Edward estaba en el vestidor con una toalla a la cintura, el pelo húmedo y recién afeitado, pasé a su lado y le lancé una mirada coqueta y descarada acompañada de una caída de párpados, pero sin detenerme, justo cómo lo hubiese hecho en la calle al cruzarme con un hombre tan irresistible como Edward… Si tuviese el descaro de Alice o de Rose, claro está.
Terminé rápidamente con mi ducha, cremas, anticonceptivos, la cadena en mi cadera, el cabello… Pensé que era agradable tener el baño para mí sola… Más agradable era ducharme con Edward, pero lo cierto es que cuando lo hacíamos no podíamos quitarnos las manos de encima y sentía alguna molestia en… bueno, en todas mis partes íntimas y los pezones después de las batallas tan intensas que tuvimos el día anterior.
Cuando terminé Edward ya no estaba, pero había dejado la ropa para mí sutilmente elegida, como siempre. Comprobé que ese día vestiría de negro y me gustaba, pero tuve un arranque de rebeldía que me llevó a escoger un conjunto de encaje púrpura con liguero a juego. Cuando terminé de ajustarme las medias, me colé en la falda lápiz negra, en el ajustado jersey de cuello vuelto del mismo color y me senté para ponerme las botas de cuero negro por encima de la rodilla… Muy dominatriz pensé con cierta ironía haciendo girar el tobillo para verlas desde todos los ángulos. Tomé el abrigo burdeos y el Birkin en los brazos y me eché un último vistazo en el espejo del vestidor. No estaba mal… quizás algo pálida, pero eso era lo natural en mí, comprobé satisfecha que mi angustia quedaba escondida tras esa imagen de mujer segura y decidida que me daba esa ropa tan cara.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

No hicimos más que  montarnos en el coche cuando su teléfono comenzó a sonar y casi no paró hasta que estábamos en las puertas del edificio de la empresa, durante el trayecto yo me dediqué a mirar mi agenda y organizar el día de intenso trabajo que tenía por delante, para evitar volverme loca haciendo conjeturas sobre la reacción de mis compañeros de trabajo ante la noticia. Estábamos cada uno concentrado en lo suyo, pero tanto el uno como el otro nos lanzábamos miradas furtivas yo, largas y llenas de alguna intención, pero no supe leer las de Edward.
Al entrar en el edificio fui consciente de que todas las miradas se dirigían hacia nosotros de forma fugaz y evasiva, seguramente la noticia había corrido como un reguero de pólvora y casi todos los empleados de las empresas de Edward estarían al tanto.
Caminamos con paso decidido hacia los ascensores, sin pararnos a devolver ni una sola de las miradas, exactamente como Edward hacía normalmente. Como siempre subimos solos en el ascensor hasta que se detuvo en la planta donde estaba la constructora y yo cada vez me sentía más nerviosa y sólo quería que todo estuviese bien. Dejé escapar un suspiro tembloroso y Edward pulsó el botón para detener el ascensor antes de que las puertas se abriesen. Me encerró entre sus brazos y me alzó la cara con un dedo sobre mi barbilla para dedicarme una de esas miradas que transmitía con total claridad su fuerza y confianza.
-No te dejes intimidar. Seguramente soportarás alguna que otra mirada, pero no debes permitir que te afecten. – Parpadeé despacio y me mordí el labio.
-Está bien, procuraré ignorarlas. –
-Esa es mi chica… Si alguien te dice algo que… –
-No, ni lo digas… No va a pasar nada, ya verás cómo voy a estar bien. –
-Pero si sucede algo... –
-Te llamaré inmediatamente. –
-Hazlo. –
-Sí, señor. – Al decir eso, él por fin sonrió y eso contribuyó a relajarme a mí, se inclinó y nos besamos despacio, como si quisiéramos saborearnos bien para poder pasar el día de trabajo separados.

14 comentarios:

  1. Rendición por la mañana mmm m gusta ;)
    Muy buen capítulo, siento q pasaron muchas cosas, mucha información y como siempre m dejas con ganas de mucho mucho más.
    Necesito un masaje con aceite....mmm y lo k viene después tb ;).....es un hijo de puta arrogante "no pensabas q iba a ser tan fácil no?" le pegaría una torta y luego le besaría y mordería....
    M encanta cómo la cuida y cómo ella se deja cuidar (quién no). Por cierto lee la mente este hombre? me da miedo una persona tan jodidamente observadora...m intimida...
    Cuando hablaban del libro en la ducha y E le dijo lo q sabía q no le había gustado..y ella sintió miedo q coño le hizo James??? y el sueño? m dio miedo, sangre, frío, miedo...sé k serápremonitorio sólo espero q cuando ocurra pueda grita su nombre...
    Cuando E la despertó y le hizo el amor después, lo q le dijo y cómo lo hizo me pareció muy muy dulce...este hombre m tiene loca O.o
    Creo q t lo he dicho pero m gusta este nuevo giro, ellos dos hablando mucho más y con más confianza, ironizando (generalmente él) y bromeando...casi m derrito con esto:
    "Lo que más me gusta es que tomes decisiones sobre esta casa y seas cariñosa con todo el mundo"...oh señor!...a parte d leer la mente tiene el sentido del oído desarrollado?? bueno ese sentido lo usa para lo q kiere pq el tema de la salida con las chicas....;)
    M encnata él todo orgulloso de haber conseguido q la zorra rectificase m dieron ganas d darle una palmadita en la espalda y decirle : eres un crack campeón y guiñarle un ojo XD.
    Ay casi se m olvida la parte d Emmet!!! q mejor forma de conocer alguien q peleándot con ese alguien? son como la noche y el dia estos dos, no habría otra forma de conocerse...creo...aunque tengo la sensación q hay algo q se nos escapa.
    El día en la oficina...pff yo m lo esperaba incluso peor..en ciarta forma, aunque triste, es normal q la gente reaccione así.
    Y lo de James..pfff necesito el siguiente capt para elaborar un poco pq estoy perdida, algo muy malo hizo, está claro y ahora regresa,malo malo...y estas mujer y sus premoniciones m ponen los pelos de punta.
    En fin....magnífico, perfecto e impecablemente bien escrito, ambientado, con sutileza ( q no t lo había dicho pero la usas mucho y m gusta).
    Desde Canarias con cariño y 10 ªC
    Gracias otra semana más

    ResponderEliminar
  2. me encantaaa!!!! me apasionaaa!!! es genial!!!!

    ResponderEliminar
  3. estuvo buenísimo, quiero massssssssssss!!!!!!

    msteppa

    ResponderEliminar
  4. Espero q pronto se sepa más del pasado de Bella. :)
    Esta muy pero que muy interesante, actualiza lo más pronto posible ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Ohh.. linda.. es que con imágenes ya flipo... jajaja!!es que esa bata esta hecha para ser sacada por el puto amo.. y los zapatos es como estar en un lo alto de un podio lujuriosamente excitante.. O.o
    he recordado a lo que sube las escalera.. jajaj pareciera que no pero la querida Bells esta aprendiendo como dominar a su fiera.. es muy inteligente.. chica lista!!
    el traje que lleva a la ofi.. yo la confundiría con una modelo... solo tengo para decirte ... que buen gusto!!
    xoxo nena

    ResponderEliminar
  6. primero que todo es tan pero tan caliente entrar al blog y que te reciban esos ojos de verdad que son hermosos, segundo te acabo de dejar un comentario en fanfic y no lo registro y se tan poco de esto que no se porque si me pudieras iluminar lo agradeceria muchisimo no tengo pagina ni nada por el estilo no soy nada buena para escribir y por ultimo hermosas las botas quiero unas se me hacen tan perversas jajaja el cap increible no te repito lo que te escribi en el fanfic porque se me fue la inspiracion pero en resumen me encanto y me intrigo por igual esa foto de rob ¡¡¡oh por dioss!!! es tan guapo y tu solo eliges las mejores pics ahora si me despido que ojala que estes bien y nunca pero nunca se te vaya la inspiracion saludos desde mexico :)yuri

    ResponderEliminar
  7. Creo que ya lo he dicho antes me encanta la ropa que escoges para Bella, es tan elegante y sexy y todo lo que puedas imaginar, no se puede negar que el Puto Amo esta de inicio a fin bien metido en eso de el buen gusto con la ropa, pero ya quiero saber que pasara con James por que no creo que se quede asi como asi con un simple no y se vaya por donde vino ugh!!! (primero la tonta esa y ahora él)

    ResponderEliminar
  8. Me gusta muchisimo y me ha sabido a "poco". Este hombre me fascina y aunque no me gusta la gente mandona, caería en sus garras sin ninguna duda.
    Graciasssssssssss, espero el próximo con ansia ;-)

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena Esther, has sabido combinar belleza, poder, lujo,seduccion, pasion y lujuria en estado puro. Todo ello prodigado y provocado por un personaje en forma de hombre que atesora todos los calificativos que una mujer pueda imaginar, hombre de personalidad arrolladora,triunfador, seguro de si mismo, que se conoce perfectamente y sabe lo que es capaz de conseguir y como hacerlo sin fisuras, sin errores, pero tambien el hombre oscuro y perverso, el hombre amante y tierno capaz de destrozarte con un soplo de su indiferencia. De tu mano y mediante tu pluma, has creado ese hombre que ha logrado provocarnos excitacion a niveles insoportables recreando sexo del bueno, del que engancha, del que crea practica adictiva y compulsiva, perfecto ejecutor del arte de dominar, seduccir y rendir el cuerpo y el alma de alguien a su voluntad, con solo rozarte con la punta de su dedos o de su lengua o con el filo de su inteligencia, con solo acariciarte con sus palabras o su cuerpo...Por todo ello, hombre apasionante y peligroso en la misma proporcion.
    Gracias por crearle y compartirle a el y su historia. Gracias por crearla a ella, como complemento perfecto de sus deseos y de los nuestros,de nuestra curiosidad y necesidad. La historia se enreda y se complica, por favor satisface pronto nuestra curiosidad, ummmmm ese James ...que pretende?
    Gracias por tu historia y por compartirla con todas nosotras, gracias por tus descripciones tan reales, y por tu tiempo, se que esto lleva mucho tiempo y mucho esfuerzo.

    ResponderEliminar
  10. Puff después de todo lo que te han puesto solo te puedo decir que cada día se me hace eterno y luego cuando veo que ya lo has colgado y no tengo tiempo de leerlo me irrito jajaja! en fin, el capi se me hizo corto sobre todo pensando en lo que nos espera de nuevo con ese James... me gusta que no solo el pasado de Ed sea oscuro, esta Bella merece su protagonismo en ese terreno.
    Te adoro nena, y gracias por tu preocupación, necesito a un Edward así en mi vida, aunque el que tengo hace lo que puede jajjaja!

    ResponderEliminar
  11. me encanto el capitulo esther!!!
    creo que ya dije todo en el rr de ff. jijij
    espero que estes super bien.
    besos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Dios esta historia es buenisima y super hot. Empece a leerla hace dos dias y no he podido dejar de leerla hasta llegar a este capitulo,escribes genial .Se lo he recomendado a varias amigas y estan tan enganchadas como yo, Dios yo quiero un EDWARD asi me voy a dar una ducha fria,,,,,

    ResponderEliminar
  13. Hola, eres genial escribiendo! me encanta la historia, es super completa, te mantiene pendiente al 100%. Tengo un reto que proponerte... cuando acabes esta historia ( estaré muy apenada cuando la acabes)... ¿Te atreverias con rendición desde el punto de vsita de edward? así entenderia más ciertas partes de su actitud y parece que has investigado lo suficiente como para relatarnos ese punto de vista.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  14. ¡¡ Como te echo de menos !!
    Besitos

    ResponderEliminar